Por: Agencias Ciudad de México. A siete meses del cambio de administración, Omar Monroy, titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Cultura federal (SC), afirma que la dependencia ha ahorrado más de 90 millones de pesos, en comparación con el gasto que esa instancia tuvo en el primer semestre del año […]
" />

Detalla Cultura su programa de austeridad; van mil 189 despidos

Por: Agencias

Ciudad de México. A siete meses del cambio de administración, Omar Monroy, titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Cultura federal (SC), afirma que la dependencia ha ahorrado más de 90 millones de pesos, en comparación con el gasto que esa instancia tuvo en el primer semestre del año pasado.

En esa cifra incluye el ‘‘ahorro” en ‘‘servicios personales”, es de-cir, en sueldos, ‘‘sin tomar en cuenta el seguro de separación individualizado y el seguro de gastos médicos mayores”, que ya no se pagan.

De acuerdo con datos obtenidos por La Jornada a través de la Plataforma Nacional de Transparencia, tan sólo en el primer trimestre, en el sector cultura (que incluye a la SC y los institutos nacionales de Bellas Artes y Literatura y de Antropología e Historia) dejaron de trabajar más de mil personas.

Como se publicó en estas páginas (La Jornada, 8/3/19), los motivos van de la ‘‘renuncia voluntaria” y ‘‘asuntos personales” a la terminación de contratos, sobre todo entre trabajadores eventuales o bajo los esquemas de contratación conocidos como capítulos 1000 y 3000.

Técnicamente no se trata de ‘‘despidos”, pero en los hechos lo son, han acusado los trabajadores hoy desempleados, a los que se les adeudan finiquitos o están a la espera de recontratación. En la Secretaría de Cultura dejaron de prestar sus servicios más de 300 personas en ese periodo.

La cifra global de mil 189 ‘‘desempleados” del sector cultura durante los primeros meses del gobierno de la austeridad, con sus matices, no es fija, pues muchas personas esperaban en abril la autorización de presupuesto para su recontratación, al tiempo que se incorporó nuevo personal.

Nada de asesorías externas

En entrevista con La Jornada, Omar Monroy dice que para la Secretaría de Cultura el presupuesto con el que se cuenta para 2019 ‘‘es suficiente. Claro, siempre las necesidades son más, pero ejerciéndolo con disciplina y transparencia estamos logrando ahorros y avances en políticas que tenemos internamente, como no autorizar asesorías que puede realizar el personal que ya trabaja aquí”.

La Secretaría de Cultura tiene autorizado ejercer este año 12 mil 894 millones de pesos, añade el funcionario, cifra que ‘‘es menor só-lo en 22 millones respecto de loque se tenía para 2018 cuando, además, se tenían mil 200 millones que se otorgaban como donativos a asociaciones civiles, es decir, lo etiquetado por la Cámara de Diputados”.

Por eso, ahora que ya no existen los etiquetados, la dependencia federal tiene ‘‘mil millones más para el gasto operativo de la secretaría”, señala Monroy, ‘‘lo cual incluye los recursos para programas nuevos como Cultura Comunitaria y el presupuesto de apoyos a la cultura a través del programa de reglas de operación”.

Otros ahorros, ‘‘de alrededorde 9 millones y medio de pesos”, se dan en rubros como viáticos, combustible, comisiones al extranjero, jardinería y renta de edificios; ‘‘por ejemplo, el inmueble que actualmente ocupan el Fonca y el Sistema de Fomento Musical se va a desalojar, por tanto, ya no se pagará la renta del edificio de Sabino 63 en la colonia Santa María la Ribera que era de más de 10 millones de pesos anuales”.

Monroy aclara que al inicio de la presente administración, la SC tenía asignado el presupuesto en rubros ‘‘que inercialmente dictaba la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la injerencia que nosotros tuvimos sobre ese presupuesto sólo fue en los dos programas nuevos: cultura comunitaria y reconstrucción, para todo lo demás es el presupuesto inercial con ajustes de arranque, con eso comenzamos a trabajar pero no está acorde con las nuevas necesidades de la institución, porque hay recursos en partidas que para este ejercicio ya no estamos utilizando.

‘‘Por ejemplo, en 2018, de la partida 33901 (destinada a la subcontratación de servicios con terceros) que se utilizó en la oficina del oficial mayor se ejercieron 28 millones 308 mil 278 pesos, para 2019 esa unidad sólo tendrá un gasto de 389 mil pesos, esos son los ahorros más significativos que tendremos. Los ahorros se distribuirán en las unidades que tengan más necesidades de gastos.”

Otro ejemplo que puso el funcionario fue respecto de los servicios de jardinería, en los que ‘‘se prevé un ahorro de 2 millones 378 mil pesos; además, en el aseguramiento de bienes patrimoniales deberíamos de tener un ahorro, pero si consideramos que ahora tenemos aseguradas todas las instalaciones de Los Pinos, el ahorro es de 3 millones 332 mil pesos, cuando en realidad calculábamos un ahorro de 5 millones.

‘‘Todo ello es solamente negociando de manera diferente los contratos, como el servicio de arrendamiento vehicular, en el que el ahorro es de 4.8 millones”. En mayo, la directora de Recur-sos Materiales y a Servicios Generales de la secretaría, Leticia Brígida Cadena Gutiérrez, en atencióna una solicitud de información, dio a conocer que la dependencia gasta al mes un millón 989 mil 960 pesos por el arrendamiento de129 vehículos, todos ellos provenientes de la empresa Casanova Vallejo.

Ese gasto es de casi 24 millones de pesos al año. Según la dependencia, ‘‘ningún funcionario público tiene asignado un vehículo, ya que son utilizados para las actividades y funciones sustantivas de las unidades administrativas”. La oficina de la secretaria de Cultura tiene asignados 10 automóviles y la dirección general de Comunicación Social cinco, al igual que la dirección general del Centro Nacional de las Artes.

Entre otros ‘‘gastos superfluos” que se eliminaron de la secretaría ‘‘por no adecuarse a la esencia de lo que es la nueva administración”, Omar Monroy dijo que la anterior oficina de la secretaria de Cultura se gastó en tintorería 80 mil pesos y que tenía un contrato con un proveedor de alimentos ‘‘para tener siempre llena la despensa” por 663 mil pesos al año.

‘‘Son gastos que ya no van con nosotros, claro que a veces se requerirá mandar algo a la tintorería y se pagará, pero no se necesita tener un contrato firmado por 95 mil pesos, donde afortunadamente sólo se gastaron 80 mil.

‘‘Ahora estamos teniendo una disciplina muy exigente con el gasto de todas las unidades porque tenemos el mandato de que lo que es fundamental en la secretaría, lo que le da vida, eso no se verá afectado”, concluye el funcionario.

Esta nota se encuentra en la(s) seccion(es): Cultura


control: esta es la categoria13nino=nino2=



Comentarios (0)

Los Comentarios están cerrados.