Por: Raúl Terrazas Barraza GACETA Hace un año, el horno estaba para bollos. Ahora no tanto. Habían transcurrido unos días de la nueva administración federal y todos estaban a la expectativa de aquello que seguiría. Se determinó un aumento inesperado al salario de los trabajadores y se comenzó ha hablar de cambios profundos en la […]
" />

DE UN AÑO A LA FECHA

Por: Raúl Terrazas Barraza

GACETA

Hace un año, el horno estaba para bollos. Ahora no tanto. Habían transcurrido unos días de la nueva administración federal y todos estaban a la expectativa de aquello que seguiría.

Se determinó un aumento inesperado al salario de los trabajadores y se comenzó ha hablar de cambios profundos en la forma de actuar en política.

Las cosas que se comprometieron en la campaña proselitista iban camino a la cristalización y, como luego dicen, todo era miel sobre hojuelas.

Después vinieron renuncias de funcionarios de primer nivel, que ni se esperaba que sucedieran y comenzó una carrera para descalificar todo aquello que oliera a neoliberalismo, desde la raíz.

Los Gobernadores tuvieron que aguantar todo tipo e insultos y de abucheos de los seguidores del partido del Gobierno, Regeneración Nacional, quienes tenían la consigna de ridiculizarlos frente al presidente de la República, situación que no condujo a nada bueno, porque amplió la separación de los poderes locales con el Federal.

Apenas ocho meses después de iniciado el gobierno, aparecieron desacuerdos y con ellos las justificaciones del porque las acciones propuestas no generaban certidumbre en la ciudadanía y el golpeteo contra el que no estaba de acuerdo con la forma de gobernar, se hizo manifiesto.

Los críticos comenzaron a salirse de espacios conquistados por mucho tiempo, el último de ellos fue Víctor Trujillo Matamoros, quien fue fans del cambio que planteaba la izquierda, pero, esta se encargó de darle el golpe de gracia a sus actividades en medios de comunicación.

Unos días antes de la cena de navidad que las mexicanas y los mexicanos disfrutarán en familia, vale la pena reconsiderar la situación real de la nación, no para actuar en contra del Gobierno, más bien para definir posturas para el futuro, ya que, nadie puede decir que hay cambios profundos, por ejemplo, en educación con la instalación de una nueva Reforma, desde el momento que, los propios trabajadores de ese sector, todavía no distinguen la diferencia entre la Reforma que se fue y la que se quedó.

Algunos consideran que este primer año de la administración federal desgastó mucho a los actores principales y secundarios, en el entendido de que, no es la fuerza de la critica, sino los resultados inadecuados aquello que pone en tela de duda el ejercicio del Gobierno de México.

Desde la óptica de las entidades federativas, solo se observa el paso del tiempo sin acciones que valgan la pena y la danza de los recursos del presupuesto federal en pistas diferentes y cuya característica es el bajo impacto social

Logros en seguridad para las entidades, obras públicas de valor, los grandes proyectos están en veremos la mayoría y cuestionados aquello que se ejecutan a chaleco, como el Aeropuerto de Santa Lucía, en virtud de que, jamás será la solución requerida por el país para estar a la altura de las necesidades de conexión por vía aérea.

Unos días antes de que termine el 2019, la Secretaría del Trabajo define el aumento a los salarios en un 20 por ciento, cuándo las previsiones de las empresas e inversionistas era del cinco por ciento y todavía se afirma que no será inflacionario ni generará líos a la economía del país.

La apuesta de los mexicanos está por el país, bajo la creencia de que si ya resistió décadas y décadas de priístas y panistas, acontecerá lo mismo con la nueva izquierda que se formó a partir del fracaso de la izquierda histórica de la nación.

Resistir es la fórmula y tener la prudencia de hacer las cosas a favor de la patria es aquello que hará grandes a las generaciones que les toca producir en esta época.

 

Los otros.

El hecho de que haya el mismo presupuesto de este año para el viene en IETAM, no quiere decir que alcanzará para lo mismo, en primera, porque los precios tienen un aumento lógico que va más allá de la inflación. En otras palabras, como en todos los casos, si es igual, pero diferente, situación que obliga a los administradores de los recursos a presidir de algunos programas.

En el Instituto Electoral, como en el INE, el impacto negativo será en los programas y acciones de capacitación, porque se contrataban personas para cumplir con esa encomienda Legal, así que, ahora se hará con las que existen de planta y nada más.

La presidenta del IETAM, Mtra María de los Ángeles Quintero Rentería cree que si saldrán en las acciones del 2020 y será hasta el 2021, año de elecciones cuándo las cosa se puedan complicar, pero, será hasta entonces cuando deban de hacerse un planeamiento prudentes.

El dirigente de los comerciantes de Victoria, José Luis Loperena González, está cierto de que los negocios de la región comienzan a vivir sus mejores momentos por la demanda de mercancías que los habitantes tienen con miras a las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

La derrama económica está en su apogeo, porque empresas e instituciones comenzaron a pagar salarios, primas vacacionales y aguinaldos, así que, hay circulante por las calles, situación que se advierte por el gran movimiento de personas en los establecimientos que ofrecen productos y servicios.

Dentro de los proyectos contenidos en el Presupuesto de Egresos de la Federación, PEF, para Tamaulipas está considerado el Programa APP de conservación plurianual de la Red Federal de Carreteras, para la de Tampico-Victoria, con una inversión para 2020, estimada en 324 millones de pesos, esto a través del modelo de asociación público privada.

Por cierto, todas las áreas apuntaladas con recursos del PEF para 2020 tienen que ser revisadas por las entidades, para que, pueda aprovecharse cualquier coyuntura que derive en aprovechamiento del dinero, ya que, como siempre habrá entidades que no ejerzan y aquellas que mejoren su capacidad de gestión podrían obtener beneficios adicionales en el transcurso del año.

Esto de las autorizaciones lleva a la determinación de la Secretaria de Educación Pública para respaldar con recursos al sector educativo de la entidad, a fin de dar atención a problemas estructurales.

Se trata de unos 250 millones de pesos para remodelaciones de planteles educativos, equipamiento, nuevos espacios y hasta becas que servirán para apoyar la economía familiar, según fue anunciado por el oficial Mayor de la Secretaria de Educación, Héctor Garza González, quien fuera candidato del Partido Regeneración Nacional a la gubernatura de la entidad en la pasada elección y que, busca repetir en el 2022.

————

Esta nota se encuentra en la(s) seccion(es): OpiniónRaúl Terraza Barraza


control: esta es la categoria7nino=/53/77/70/38/78/89/40/87/85/82/39/73/75/41/69/47/55/45/42/86/84/43/90/80/79/44/76/25/46/88/37/81nino2=76



Comentarios (0)

Los Comentarios están cerrados.